Image

El Social Media ha muerto. Viva el Social Media

26

ene
2015

El Social Media ha muerto, o eso es lo que se viene rumoreando en ciertos ambientes marquetero. Estoy totalmente en desacuerdo con esta afirmación. Las Redes Sociales son una disciplina muy joven de la que estamos aprendiendo rápido y que evoluciona con gran rapidez.

Hoy en día sabemos muchas más cosas que hace unos años y ya hemos comprendido mejor qué papel juegan las redes sociales dentro de una estrategia empresarial y su contribución a la hora de desarrollar mercados digitales.

Las redes sociales no son un fin, sino un medio, y ese es el cambio de enfoque que las empresas deben hacer para lograr un mayor éxito. El problema no es el medio, es el enfoque que le damos.

Lograr una buena estrategia en Social Media no es tarea fácil y aquí el corto plazo no existe. Se dice que el Social Media convierte mucho menos que el correo electrónico o las acciones de marketing en buscadores y esto es cierto si únicamente vemos el corto plazo. Tenemos que ampliar la visión y comprender qué papel juega cada medio en la contribución a la conversión.

Es cierto que las redes sociales están cambiando constantemente las reglas y que cada vez es más difícil llegar a los fans de manera natural (último cambio de algoritmo de Facebook y pérdida de alcance), y además es complicado calcular en el modelo de atribución el presupuesto asignado a cada medio social.

Pero, ¿cómo se pueden mejorar los resultados en redes sociales? 

Conocer el canal es fundamental.

Hay que comprender en este aspecto dos puntos: el momento en que se produce la navegación y el tipo de contenidos que se consumen.

Generalmente, la navegación en redes sociales suele producirse en momentos de ocio, por lo tanto no busques una respuesta directa ya que va a ser difícil conseguirla (no imposible) y también suelen funcionar mejor los contenidos informativos con un carácter más de entretenimiento. En este aspecto, hay que tener en cuenta la contribución de cada canal y comprender qué relevancia tiene en cada proceso. Es fundamental contar con modelos de atribución y testar el funnel de conversión para comprender qué papel juega cada canal en la consecución de objetivos.

Otro factor crítico es contar con una estrategia por canal y definir objetivos para cada uno de ellos: atribución, en qué contexto, tipos de contenido, adaptar cada pieza o contenido al medio, etc. Lo que funciona en Facebook, no funciona igual en Twitter.

La estrategia por canal funciona mejor cuando se integran las acciones y se adapta a cada medio, es decir, cuando cada canal contribuye a un mismo objetivo en vez de realizar acciones aisladas en cada canal. Las acciones pueden ser más efectivas si se trabaja el canal más adecuado y entre todos suman una mayor respuesta.

Conoce las Reglas.

Cada medio social tiene sus propias reglas, lenguaje y forma de interactuar: la uniformidad en la red está muy mal vista. “Ey, tío, estás en mi casa, sigue las reglas. Si sigues saltando en el sofá te voy a echar”. Esto es lo que piensa un usuario cuando lo bombardeas con banners de ofertas, cuando le envías cadenas de mensajes interminables, cuando le publicas en su muro contendidos irrelevantes para él. Lo más sabio es observar y entender de qué forma quieren los usuarios que te relaciones con ellos: si eres importante y relevante para ellos, te adorarán; pero si eres “el amigo pesado”, probablemente te saquen tarjeta roja, y lo que es peor, le contarán a sus amig@s lo pesado que eres. En definitiva, se acabó el baile.

Rompe el aislamiento entre Social Media y otros equipos de Marketing. Social Media no puede ser un departamento aislado. Sin integración conseguir resultados cuesta más.

Los medios sociales pueden ser un poderoso aliado del Branding, de la atención al cliente, de campañas comerciales, etc. Cada canal debe contribuir a conseguir objetivos y deben estar alineados teniendo en cuenta las funcionalidades y las reglas de cada canal.

Incrementa la comunicación entre departamentos. Es más, intégralo. Si no, corres el riego de que se queden Off marca.

Si no funciona, cámbialo.

¿Has alcanzado tus objetivos?. Quizá el problema es que nunca le has exigido nada a las redes sociales.

Lo primero de todo es saber qué rol juega cada medio social dentro de la estrategia global y atribuir objetivos a cada uno de ellos: niveles de audiencia, notoriedad, ventas, servicio al cliente, etc.

Lo segundo será medirlo y monitorizar toda la actividad y los modelos de atribución en analítica con el fin de examinar el cumplimiento de lo anteriormente definido.

Finalmente, una vez controlemos lo anterior, debemos tomar decisiones, hacer predicciones y aplicar la filosofía “prueba-error”. Si algo no funciona, cámbialo. No continúes enterrando presupuesto en Social Media sin objetivos claros, y sobre todo, sin comprender qué función tiene cada medio. Y, sobre todo, no le exijas aquello que, por la propia naturaleza del medio, no se llegará a lograr nunca.

 

 

Autor

De pequeño quería ser Indiana Jones y en el Instituto liderar un grupo Grunge hasta que me dejaron por un moderno con flequillo y me compre un CD de Blur y otro de Oasis, corazón partido. La música amansa a la fieras por eso me gusta escucharla muy muy alta, me relaja cocinar y desde hace 5 años comparto mi vida con un ser peludo, baboso que además ocupa mi sofá y ese es mi perro Ron. A pesar de que me recuerden a Peter Pan todos los días, nunca me cansaré de soñar.
Enviar un comentario

Top