Image

Google vs. Europa, cuál es el futuro del buscador

20

abr
2015

Google se está preparando para defenderse y la batalla se anuncia larga. Europa ha acusado formalmente al buscador de ejercer una posición dominante en el mercado y todo el lío viene por su comparador de precios Google Shooping. Es la primera vez que el todopoderoso Google se enfrenta a una acusación de monopolio y la cosa es seria ya que se plantean dos escenarios: bien que el asunto se quede en un aspecto técnico sobre el algoritmo, o que se prohiba la participación de la empresa en varias líneas de negocio y, por lo tanto, fragmentar la empresa, lo que permitiría la apertura de nuevas líneas de mercado a priori interesantes. Sea como sea al gigante tecnológico no le va a salir barato ya que la Unión Europea podría reclamar una indemnización de hasta el 10% de su facturación (66.000 millones de dólares en 2014).

La guerra abierta entre las autoridades y Google podría tener repercusiones que cambiarían por completo el mercado y afectaría directamente a las empresas tecnológicas. Supondría la reestructuración del mercado y la fragmentación de empresas dominantes en la red prohibiendo a las empresas estar en varias líneas de negocio a la vez.

¿Y qué dice Google? Que todo es falso, que las acusaciones son infundadas y que van a convencer a la UE. Google ajusta su algoritmo constantemente y cualquier injerencia en este por parte de autoridades sería “interferir en su negocio”. La realidad es que empresas como TripAdvisor o Expedia han acusado formalmente al buscador de haber dañado sus negocios, casi nada.

No sabremos que pasará, si todo se quedará en una multa o realmente estamos ante un cambio radical del mercado, particularmente me recuerda a otros anteriores.¿Recordáis Microsoft?. Tambien tuvo que enfrentarse a una acusación de monopolio y el resultado, suma de muchos factores, condenaron a la irrelevancia al gigante tecnológico.

 ¿Estamos ante el fin de la hegemonía de Google?

Es inevitable recordar estos días casos similares como el de Microsoft, que tuvo que enfrentarse a una acusación de monopolio en los años 80 y que lo condujo a la irrelevancia, fragmentó la compañía en dos unidades y permitió la entrada de nuevos competidores en el mercado (Apple, Java, Netscape…). Existe una teoría en Marketing denominada la “regulación natural de los mercados” que indica que son varios factores los que influyen en esta reordenación. Uno de los fundamentales es la entrada de competidores, pero son los consumidores los que pueden revertir esta situación, es decir, si los resultados del buscador no son de calidad para el usuario (si es verdad que priman factores económicos en el algoritmo), serán los propios usuarios los que comiencen a utilizar otros buscadores (tampoco es que haya muchos) y terminen con la hegemonía de Google. Veremos qué sucede.

¿Cuál es el futuro del modelo de negocio de Google?

También existe otro factor que planea sobre el futuro del gigante tecnológico y ese es su modelo de negocio. Google vive de la publicidad y de su tan afamado modelo de publicidad por palabras (Google Adwords) y ahí se cuece todo. Es lo que verdaderamente importa a sus accionistas e influye en su cuenta de resultados pero, ¿qué pasa con este modelo de publicidad?. Pues lo que ocurre es que empieza a ponerse en entredicho ya que el futuro de la publicidad online no va asociado al modelo por palabras sino que pasa por la “viralidad” y eso no sucede en Google, sino en Facebook, y Google lo sabe y sigue muy de cerca el algoritmo de la red social.

Se comienza ya a hablar y se materializan con mucha fuerza dos aspectos: el vídeo como soporte y la viralidad como fenómeno y ninguno de los dos sucede en Google. Si nos paramos a pensar en las últimas grandes campañas de éxito en publicidad se reproduce este mismo modelo, vídeo y viralidad, y no hay casi ninguna campaña que no haya alcanzada esta viralidad en Facebook. Las redes sociales son vistas por los consumidores como medios mucho más espontáneos y democráticos características que, a tenor de las críticas, parece no tener Google.

El formato vídeo no es capaz de captar parte de los presupuestos publicitarios de televisión y YouTube y tampoco es capaz de generar fenómenos virales en torno a contenidos, cosa que sí se está produciendo en las redes sociales y en especial en Facebook, que actualiza continuamente su algoritmo para hacerse cargo de este fenómeno. Google no les pierde de vista.

Hay incluso algún experto que ya habla de Facebook como el relevo del buscador por excelencia. Desde luego, lo que está claro es que vienen tiempos de cambios y la batalla será dura. Se avecina tormenta, ¿estamos ante la caída del gigante?. No lo sabemos, pero como siempre digo, nada es para siempre.

Autor

De pequeño quería ser Indiana Jones y en el Instituto liderar un grupo Grunge hasta que me dejaron por un moderno con flequillo y me compre un CD de Blur y otro de Oasis, corazón partido. La música amansa a la fieras por eso me gusta escucharla muy muy alta, me relaja cocinar y desde hace 5 años comparto mi vida con un ser peludo, baboso que además ocupa mi sofá y ese es mi perro Ron. A pesar de que me recuerden a Peter Pan todos los días, nunca me cansaré de soñar.
Enviar un comentario

Top